Providencia, un destino para encontrarse.

cayo_cangrejo_providencia_travel_santa_catalina_colombia

Si la vida es un viaje ¿por qué nos detenemos a viajar?

Una y otra vez me preguntan por qué viajo sola, y la respuesta es que no decido viajar sola, simplemente decido viajar y el no tener compañía no me detiene.

El último viaje que hice fue a una isla muy pequeña llamada Providencia en el Caribe conectada con la isla Santa Catalina que es aún más pequeña. Estas islas son un paraíso debido a la biodiversidad de sus aves y peces, acompañadas de un mar cristalino.

Este viaje comprendió un recorrido por las islas San Andrés, Providencia, Santa Catalina, aunque San Andrés nunca estuvo en mis planes, simplemente me quedé del vuelo como de costumbre jaja pero las experiencias son siempre una ventaja. Salí de Ecuador y llegué a Bogotá muy temprano y ahí el vuelo se retrasó 4 horas y perdí mi conexión a Providencia, ya que solo hay 2 vuelos al día para ese destino, así que me quedé, pero lo disfruté.

Conocer San Andrés fue muy divertido, existe una parte de la isla elitista, turística muy diferente a sus calles locales, si vas a visitar esta isla y eres de aventuras te recomiendo conocer toda la isla, pero si quieres unas vacaciones más tranquilas la parte turística estará bien para ti. Son playas hermosas y gente amigable, bares, casinos y discotecas para disfrutar, los costos no de comida y ropa no son muy altos, pero el hospedaje si no tienes reserva te saldrán elevados, si planeas ir te recomiendo coger un tour o planificar tu viaje desde tu país de residencia.

Por otro lado, tenemos a mi destino Providencia, un lugar idóneo para descansar, alejado de todo, para llegar allá necesitas viajar en avioneta desde San Andrés (por eso solo hay dos vuelos) es toda una travesía, pero completamente justificado cuando llegas al destino, ya que es un paraíso de esos que pensaba que no existían.

Las aguas que rodean a esta ciudad son completamente transparentes debido a los corales que habitan ahí y ayudan a filtrar el agua, también los corales ya desintegrados han formado una arena blanca que ayuda a que el mar sea cristalino.  Posee una biodiversidad marina maravillosa, que se puede disfrutar a simple vista. También hay la oportunidad de hacer deportes acuáticos, el más practicado es snorkel para poder apreciar mejor los paisajes que decoran sus aguas.

Providencia es una Isla muy pequeña, alquilan carritos de golf para hacer recorridos, en un día podrías darte la vuelta por toda la Isla sin problema alguno, mientras se hace el recorrido se puede apreciar a las personas que son muy amigables, casas pintorescas, niños riendo, las personas te saludan desde sus hogares, es un lugar muy acogedor, sin embargo, también posee hoteles de lujo, que combinan el confort y la naturaleza. Yo me hospedé en Blue Ocean y lo recomiendo por completo, los precios dependerán mucho de que la habitación tenga vista al mar o no, pero puedes consultar los precios reales en booking.

Esta isla que depende en un 75% del turismo, esto hace que los habitantes sean muy cuidadosos con los visitantes, es un lugar muy seguro para estar. Está conectado por un puente a Santa Catalina, otra isla llena de restaurantes y bares, ¿imaginas cómo me sentí estar en el caribe en una isla exclusivamente de zona rosa? es una experiencia que todos deberíamos buscar, la especialidad de la mayoría de lugares eran los mariscos lógicamente, con precios cómodos para el bolsillo, en el lugar también había casas de colores muy vivos con árboles a los lados que provocaban un paisaje espectacular.

Frente a Providencia queda otra isla pequeña que tiene por nombre Cayo Cangrejo, un lugar hermoso para hacer Snorkel, con el agua completamente cristalina, los peces de diferentes colores ya están acostumbrados a la presencia de turistas lo que hace que naden a tu lado mientras disfrutas del mar. En este lugar puedes disfrutar de cocteles y un mirador en la cima. Para llegar ahí tomas unas pequeñas lanchas que tiene en su suelo un espacio de un material transparente para que puedas ver todo lo que hay bajo el mar, es alucinante ver tantos peces, mantarrayas, estrellas de mar y sobre todo corales, es un paraíso.

Sin embargo, de todo lo que he mencionado sobre sus paisajes, no hubo algo que me guste más que la gente, tan amable y contenta, personas siempre sonriendo, dispuestas a dar la mano, a conversar, no todos hablan español pues el dialecto de ellos es “Criolo” sin embargo intentaban de todas las formas que te sientas muy cómodo. Es gente que no tiene una economía muy amplia, pero eso no los detiene a ser felices, ahí se encuentra mucha más felicidad que la que ves en las grandes ciudades de rascacielos y competencia económica.

Estar ahí, en medio de la naturaleza, luego de haber hablado con las personas y haberme admirado de la alegría que ellos desbordan me permitió contactarme con esa parte más sensible con la que muchas veces nos peleamos, no esperé llegar a esa conexión, mucho menos en unas vacaciones.

Las cosas sencillas tienen un gran encanto, es un viaje que mientras te aleja, te permite encontrarte. El mar esconde el secreto de la paz y Providencia de la felicidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s